ZAPATOS DE CUERO

Cuidado del cuero de tus zapatos

Si quieres conservar tus zapatos de cuero favoritos en buen estado y por largo tiempo, tienes que aprender a cuidarlos. Siguiendo estos consejos, podras mantenerlos tan lindos como el primer día.

Cuidado cotidiano del calzado de cuero

  • Causaste sensación con tus nuevos zapatos de cuero : de regreso a casa debes dejarlos un momento al aire libre, idealmente con un poco de papel periódico al interior para que absorba la humdad generada por los pies.
  • Una horma de madera o en esponja absorbe igualmente la humedad del zapato. Además evitan que el cuero se agriete, ya que le permiten regresar a su forma inicial una vez enfriado.
  • Para combatir el desgaste clásico de tus zapatos de cuero (que varía según la frecuencia de utilisación y tu forma de caminar), no te olvides de llevarlos al zapatero. Remplazar el tacón y las suelas ayuda a prolongar la vida del calzado.
  • Para guardar tus zapatos de cuero : si eres muy cuidadosa los pondrás en su caja, y si eres algo perezosa te recomendamos que por lo menos te asegures de dejarlos bien alineados.

Cuidados para cada tipo de cuero

Así como cada tipo de piel necesita productos de belleza específicos, los diferentes tipos de cuero necesitan productos y cuidados especiales :

  • Cuero barnizado y charol : para hacerlo brillar cada día, la lanolina será tu mejor aliada. Este producto ablanda e hidrata el cuero eficazmente.
  • Cueros con effecto reptil o trenzados : para cuidar estos tipos de cuero respetando sus particularidades, se utiliza también la lanolina. Se usa como cualquier betún tradicional.
  • Cuero nobuck o gamuza : son materiales que necesitan un cuidado especial. Se limpian con un cepillo de crepé todos los días y si aparece una mancha, se quita usando un borrador suave. Puedes usar de tiempo en tiempo un spray renovador para consevar el color.
  • Cuero liso : este tipo de zapatos deben limpiarse primero con una crema delicada, enseguida aplicarles betún incoloro o del color del cuero con un paño, haciendo ligeros movimientos circulares. Y por útimo, para hacerlos brillar un poco más, puedes usar una esponja limpiacalzado incolora.